Saltar al contenido

El mejor tonificador natural para el Acné casero!

Taza con té verde.

Un tonificador natural casero para la piel propensa al acné debe ser sencillo, económico y sobretodo efectivo. Sin necesidad de tener una larga lista de ingredientes, y sobretodo fáciles de encontrar. Vamos a elaborar el mejor tonificador natural hecho por nosotros mismos.

Con el té verde y el vinagre de manzana y aceite de argán, será más que suficiente!

¿Por qué utilizar nuestro tonificador casero?

Por razones que desconocemos, los tonificadores del mundo de la cosmética industrial, contienen ingredientes que pueden irritar la piel y alteran su equilibrio natural, afectando al pH de la piel directamente. Estos ingredientes pueden ser propilenglicol, ácidos exfoliantes agresivos, alcohol, aceite mineral, glicerina, fragancias y colorantes. Con lo que se pierde la palabra «Natural» del producto que nos venden.

En el mercado hay tonificadores de calidad que no contiene productos químicos pero por lo general suelen tener un precio prohibitivo y de corta duración ya que suele estar en envases de 200ml.

Para nuestro tonificador natural nos bastaran tres ingredientes:

  • El té verde tiene propiedades antiinflamatorias y altamente antioxidantes que reparan el daño de la piel y reducir el enrojecimiento. Personalmente notamos una disminución de la inflamación en cuestión de minutos después de la aplicación del té verde sobre nuestra piel.
  • Vinagre de sidra de manzana cruda ayuda a restaurar el equilibrio del pH natural de la piel.
  • Aceite de Argán tiene las propiedades reparadoras, hidratantes y antiedad que necesitamos para la piel afectada.

Otra razón de peso para utilizar cosmética natural hecha en casa, es que la piel sana está protegida por lo que se llama el manto ácido o barrera hidrolipídica, una barrera natural que la protege contra las bacterias patógenas. Este manto, puede ser fácilmente eliminado por productos químicos que algunos productos de higiene contienen como los detergentes, jabones o antisépticos, y que puede afectar en muchas personas. La ausencia de este manto natural conduce inevitablemente a problemas de la piel, como la piel reseca, puede producir la aparición del acné, la piel se envejece más rápido, tenemos escozor, rojeces y picores y un sin fin de molestias. Estos problemas no se resolverán hasta que restauremos el manto ácido controlando los niveles óptimos de pH situados entre 4.2 y 5.6. El aceite de Argán ayuda a regular de forma rápida los niveles de pH, minimizando y quitando así las molestias comentadas.

En definitiva, nuestro tonificador de té, con vinagre de manzana y aceite de Argán nos ayudará a restaurarlo!